Freitag, Juli 02, 2010

Edén

Desde aquí, sentada en la hierba,
mi espalda contra un viejo árbol,
veo a la gente, la oigo hablar,
aunque haga tiempo
que no me paro a escucharla.

Me pregunto
si aquellos que no son como nosotros
disfrutarán de igual manera
de esta naturaleza tan pequeña,
tan inmensa.

Aquí, bajo una sombra llena de luz,
me he parado a esperarte.

Aquí se ha detenido conmigo el tiempo
a espera de que se abran
las puertas del paraíso.

1 Comments:

Blogger Maypi said...

Este poema es precioso y te ha quedado redondo. ¡Muy bien sita Covi!

12:41 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home